Doula

Publicado el

Por Gabriela Oria

 

Se sabe que la mujer en el proceso del parto debe estar acompañada, segura, bien atendida por personas que la respeten y la traten amorosamente pues la función que está realizando tiene un valor infinito: una nueva vida humana.

 

Es por ello que la participación de una doula en el equipo de salud, tiene un impacto positivo, en tanto que brinda a la mujer la confianza para lograr un parto saludable y placentero.

 

La palabra “doula” viene del griego y significa “mujer al servicio de…” Actualmente se refiere a una mujer con entrenamiento profesional y con experiencia que  ofrece apoyo físico y emocional continuo a la mujer durante el parto.

 

Numerosos estudios clínicos recientes muestran que cuando una doula apoya a la mujer, la labor de parto es más corta, presenta menos complicaciones, los bebés son más saludables y amamantan exitosamente con mayor facilidad.

 

Su sola presencia reduce la necesidad de usar muchas de las intervenciones médicas que más frecuentemente se usan en los partos en los hospitales como son occitocina intravenosa para inducir o conducir el parto, medicamentos para el dolor, bloqueos peridurales, fórceps y operación cesárea.

 

Así mismo, la investigación revela que los beneficios de la presencia de la doula en el parto se extienden a la esfera emocional ya que las madres manifiestan haberse sentido mas seguras y cuidadas, se adaptan mejor a la nueva dinámica familiar con un recién nacido que implica un cambio importante en su vida.

 

Al reconocer que el nacimiento de un bebé es un evento propio de la familia y que  la mujer está dotada, por  naturaleza, de la capacidad para dar a luz,  se hace necesario que se respete tanto a la madre como al proceso natural que realiza al parir.

 

Precisamente, la doula ayuda a las madres a tener mayor confianza en si mismas, en su habilidad natural para traer al mundo a sus hijos y en su capacidad para amamantarlos, factores que promueven  la salud física y emocional de la madre y el bebé.

 

Y es que una buena experiencia en el parto facilita que la madre asuma su maternidad de manera armónica y libre, iniciando el proceso de apego con su recién nacido y la lactancia materna.

 

De hecho, los sentimientos de seguridad y gran fortaleza que la mujer experimenta al lograr un parto normal favorecen su estabilidad emocional  observándose menor depresión posparto y menor incidencia de abuso y maltrato hacia el menor.

 

La doula reconoce y valora el parto como una experiencia clave en la vida de la mujer, que la madre jamás olvidará y que repercute en su relación ulterior con su hijo y su familia.

 

 

Al comprender a fondo la fisiología del parto y las necesidades emocionales de la madre, la doula la orienta para planear concienzudamente el nacimiento de su hijo. Permanece a su lado durante el trabajo de parto, el nacimiento y el puerperio inmediato ofreciéndole apoyo emocional, medidas de confort y puntos de vista objetivos que ayuden a los padres a obtener la información que requieren para tomar decisiones informadas, libres y asertivas.

 

De igual modo, la doula facilita la comunicación entre la mujer y su marido, también funciona como un interlocutor entre los padres y el equipo de salud, interpretando para ellos el entorno, el lenguaje técnico y los procedimientos hospitalarios.

 

Sin duda, la presencia de la doula es una gran ayuda para lograr un parto normal, natural, gozoso y lleno de salud; entender su papel en el equipo de salud fomentará mejores prácticas de atención para las mujeres embarazadas y sus bebés.

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

¿Quién es la doula?

Por Gabriela Oria   Se sabe que la mujer en el proceso del parto debe estar acompañada, segura, bien atendida por personas que la respeten y la traten amorosamente pues

Parto psicoprofiláctico: un cambio en la atención del nacimiento

Por Gabriela Oria Los principios tradicionales del “parto psicoprofiláctico”  se originaron en Rusia y luego en Francia a principios del siglo XX. Desde 1930, el médico inglés Grantly Dick Read