El cuerpo es sabio y así como está diseñado para que des a luz a tu bebé, de igual manera está diseñado y equipado con todo lo necesario para que lo alimentes inmediatamente después de que nazca.  La alimentación que tú puedes darle, va más allá de únicamente el alimento físico.  Tú y sólo tú, puedes darle el alimento más completo.  La lactancia materna, es el alimento para el alma también.  Por ello, es importante que inmediatamente después de que nazca tu bebé, lo pegues a ti piel a piel.  Comenzará a reconocer su entorno de una manera amorosa y tranquila.

Todas las dificultades que se pueden presentar durante la lactancia tienen solución, solo necesitas conocimiento y paciencia.

 

ARTICULOS DE NUESTRO BLOG

Un modelo a seguir

Todas las madres participamos en la creación de nuestros bebés tocando un terreno sagrado. Jesús siendo Dios se acercó a nosotros y asumió nuestra naturaleza humana naciendo como todos los

Método Lamaze

Ante el acontecimiento de mayor trascendencia en la mujer, como lo es  un embarazo y el momento del pato, se ha comprobado que tanto la participación de la familia durante